Llamados a la Gloria de Dios

Es el anhelo de muchos hombres y mujeres de Dios ver la iglesia del Señor, gloriosa, sin mancha y sin arruga. Específicamente, nuestro anhelo es que la iglesia del Señor madure espiritualmente y pueda estar lista y preparada para las bodas del Cordero. Por ello, Dios ha inquietado mi corazón para escribir esta serie de enseñanzas esperando sirvan como herramientas para que el creyente pueda crecer espiritualmente y que además pueda alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo (2 Ts. 2:14) y ser así parte de la iglesia gloriosa que será la esposa del Cordero.

Estas enseñanzas prácticas de la Palabra de Dios contribuirán en el crecimiento y madurez del creyente, para que alcance la medida del varón perfecto, la estatura de la plenitud de Cristo (Ef. 4:13).

Salvos con Propósito

El perdón de nuestros pecados gracias al sacrificio de Cristo Jesús es el inicio de nuestra caminata hacia el propósito que Dios quiere cumplir en nosotros (Sal. 138:8). Su propósito final no es que seamos salvos, la salvación es el inicio de la carrera que tenemos por delante (He. 12.1). Enumeraré algunas metas a largo plazo para luego enumerar metas a corto plazo que nos ayudarán a proseguir para alcanzar el propósito de Dios para nuestras vidas.

Metas a Corto y Largo Plazo

Algunas metas a largo plazo que por la gracia de Dios debemos alcanzar son:

  • Ser santos y sin mancha delante de Él (Ef. 1:4)
  • Ser conformados a la imagen del Hijo de Dios (Ro. 8:29)
  • Ser reyes y sacerdotes (Ap. 5:10)
  • Alcanzar el Monte de Sion espiritual (He. 12: 22)
  • Ser parte de la congregación de los primogénitos (He. 12:23)
  • Alcanzar la medida del varón perfecto, la estatura de la plenitud de Cristo (Ef. 4:13)
  • Ser a Su imagen y semejanza (Gn. 1:26)

Para que estas metas puedan alcanzarse será necesario crecer en la fe y en la justicia (Ro. 1:17), crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo (2 P. 3:18). El nuevo creyente debe ir creciendo en luz y gloria, tal como la senda del justo (Pr. 4:18), debe ir creciendo de gloria en gloria hasta poder alcanzar la madurez y conquistar el santo monte de Sion (Sal. 84:7).

Puntos Cardinales

En esta caminata cristiana hay 4 aspectos que he denominado “Los 4 Puntos Cardinales” para orientar nuestra vida hacia el cumplimiento del propósito de Dios:

  • Visión: Es el entendimiento del plan eterno de Dios para nuestra vida, es comprender el propósito de Dios, entender el Supremo Llamamiento al que Dios nos ha llamado.
  • Comunión: Es desarrollar nuestra relación con Dios para poder seguir a Cristo y poder caminar con Él para alcanzar el propósito de Dios.
  • Familia: Es el entendimiento de la función de la Iglesia local como familia en Cristo, que será el lugar de entrenamiento para aprender a obedecer y seguir los pasos de nuestros padres espirituales imitando el éxito de su conducta para llegar a donde ellos llegaron.
  • Cuerpo: Es el entendimiento de ser miembro del cuerpo de Cristo rindiendo a Dios dones y talentos para servir en el reino de Dios y ser parte del ejército de Dios para conquistar nuestra herencia en Cristo Jesús.

Para Que Un Creyente Pueda Crecer Espiritualmente Necesita:

  • Alimentarse: Para crecer sano y fuerte.
  • Prepararse: Para poder servir al Señor.
  • Limpiarse: Para dejar todo pecado.
  • Congregarse: Para incorporarse a la familia de Dios y aprender a obedecer.
  • Someterse: A la Palabra de Dios y a sus autoridades para avanzar e ir de gloria en gloria.

Ahora hablemos un poco de metas a corto plazo para poder caminar hacia el propósito de Dios para nuestras vidas y que nos ayudarán a alcanzarlo.

El creyente debe aprender a:

  • Obedecer: El crecimiento depende de obedecer la luz revelada.
  • Tener un Tiempo Devocional: Tener un tiempo diario con Dios para ser alimentado y dirigido por Él.
  • Confesar sus Pecados y Apartarse de Ellos: Para poder alcanzar misericordia.
  • Ser Pastoreado: Para que velen por nuestra alma y nos ayuden a crecer.

Es mi deseo en estos estudios prácticos desarrollar con detalle todos los aspectos mencionados anteriormente con el fin de proporcionar herramientas para el creyente que desee crecer espiritualmente y que desea alcanzar la gloria de Dios y cumplir con el propósito de Dios para su vida.

Queremos trabajar arduamente y colaborar para que el Espíritu Santo presente perfecto a todo hombre en Cristo Jesús, que la iglesia alcance la madurez y llegue a ser la iglesia gloriosa sin mancha ni arruga, y también que Dios levante reyes y sacerdotes de cada tribu, pueblo, lengua y nación.

Tu siervo en Cristo Jesús,
Rev. Raúl E. Aguilar F.

Post a comment

Print your tickets